La historia de una buena idea

 

 

 

A raíz de la creciente tecnología a finales del siglo IX en la industria del dulce hubo más y más empresas que producían grandes cantidades de chocolate, pastas y dulces a máquina.

El desarrollo tecnológico llevaba a procedimientos de trabajo que pronto se diferenciaban mucho de la artesanía original. Ya en el año 1877 los fabricantes de chocolate formaba una asociación.

 

 

 

 

Otto Rüger, el presidente de la Asociación Alemana de Fabricantes de Chocolate, pensó en 1901 que era necesario darles a los jóvenes que empiezan a trabajar en la industria del dulce una adecuada formación según las exigencias industriales.

 

 

 

 

Rüger tenía en mente una fábrica de formación a disposición de toda la industria del azúcar y de los dulces. Si a los aprendices se les forma de manera centralizada, todos los futuros especialistas tendrían el mismo nivel de conocimientos teóricos y prácticos. Esta fue su visión.

 

 

 

 

Hasta que se hizo realizdad pasaron algunos años. Finalmente se fundó el 28 de enero de 1951 en Dortmund la Asociación de la Escuela Profesional Centralizada de la Industria Alemana del Dulce.

 

 

 

 

De manera espontánea se habían unido 164 empresas como socios fundadores, resolvieron las dudas acerca de la organización, establecieron planes de estudios y de financiación y comenzaron a negociar con doce ciudades acerca de la ubicación. Finalmente la decisión fue a favor de Solingen-Gräfrath. Se compró un terreno adecuado de 10.000 m2

 

 

 

 

El 18 de septiembre se puso la primera piedra para el edifico de la Escuela en un solemne acto y la Escuela se pudo inaugurar el 16 de enero de 1954. El primer director de la Escuela fue el profesor mercantil Heinz Leder que había colaborado activamente en la fundación de la Escuela.

To top

Top of page